La Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial Mercedes confirmó la sentencia de primera instancia en lo referido a la atribución de responsabilidad del transportista.

El Tribunal destacó su adhesión a la postura “amplia” que asigna valor probatorio a la causa penal, aun cuando solo haya sido ofrecida en la causa civil por una de las partes, máxime cuando “la I.P.P., agregada como prueba a los presentes autos, no fue impugnada por la parte demandada. Por consiguiente, las constancias arriba indicadas consisten en instrumentos públicos con la eficacia probatoria contemplada por el art. 296 del C.C.C.”

Así lo decidió la Sala I, el 15 de octubre, en los autos “CORDOBA STELLA MARIS C/ TRANSPORTES LA PERLITA S.A. Y OTROS S/ DAÑOS Y PERJ.AUTOM. C/LES. O MUERTE (EXC.ESTADO)”  DESCARGAR EL FALLO COMPLETO

La actora promovió demanda contra Transportes La Perlita S.A. por indemnización de los daños y perjuicios sufridos con motivo del accidente que denunció ocurrido el día 14/11/15 a eso de las 15.30 en la localidad de Moreno. Además, pidió la citación en garantía de Metropol Sociedad Anónima de Seguros Mutuos.

En primera instancia se encontró responsable a la accionada por el accidente motivo de autos. La sentencia es apelada por el representante de la demandada y de la citada en garantía.

La demandada se agravia en primer lugar de la adjudicación de responsabilidad a su parte, alegando principalmente que, desconocida la ocurrencia del hecho en la contestación de la demanda, le correspondía al actor probarlo. En segundo término se agravia de los montos indemnizatorios por estimarlos excesivos.

La citada en garantía reitera los mismos agravios y se queja también, entre otros temas, de que la sentencia haya omitido hacer referencia a la franquicia de la responsabilidad civil pactada en la póliza.

En la Alzada, el vocal preopinante es el Dr. Ibarlucía, quien coincide con el juez de grado en que, por la época en que transcurrieron los hechos, “es de aplicación en autos el Código Civil y Comercial (ley 26.994). En consecuencia, rige el art. 1286 que regula responsabilidad del transportista por daños a las personas transportadas y remite al art. 1757 y siguientes. Es decir, a la responsabilidad derivada por el daño causado por el riesgo o vicio de las cosas o por actividades riesgosas o peligrosas por su naturaleza, caso en el cual la responsabilidad es objetiva. En consecuencia, el responsable se libera sólo demostrando la causa ajena, excepto disposición legal en contrario (art. 1722). A su vez, el art. 1289 contempla, entre las obligaciones del transportista, “garantizar su seguridad” (inc. c) (Lorenzetti, Ricardo L., Código Civil y Comercial Comentado, T. VII, Rubinzal-Culzoni, Bs. As., p. 30, con cita de los siguientes precedentes de la C.S.J.N.: Fallos: 331:819; 333:203).” (la negrita es nuestra)

Ahora bien, en el caso, “la actora debía probar: a) que era pasajera del colectivo de la empresa Transportes La Perlita en el lugar, día y momento denunciado en la demanda; b) que el incumplimiento de la obligación de seguridad fue la causa de que se accidentara y sufriera un daño.” (la negrita es nuestra)

Para el magistrado, la prueba de que la actora era pasajera del colectivo de la empresa Transportes La Perlita en el lugar, día y momento denunciado en la demanda surge de varios indicios: “En primer lugar de la I.P.P. n° 09-02-018115-15/00 de la U.F.I. n° 3 de Moreno, que corre por cuerda, surge que personal policial se constituyó en la intersección de Pirovano y López Buchardo ante el aviso de que “habría una femenina tirada en vía pública”, y encontraron a Stella Maris Córdoba con lesiones en la pierna izquierda, quien les manifestó “al bajar del colectivo me resbalé y me caí al suelo, lastimándome la pierna izquierda”, y que dieron vista a un colectivo de la empresa “La Perlita” interno 234, recorrido 27, identificando a su conductor, quien se negó a trasladarse a la seccional policial (fs. …y fotografías de fs…). En las de fs… se visualiza un colectivo con la inscripción “Transportes La Perlita S.A.” y el nro. 234 al lado de una persona en el piso asistida por otras dos. También se ven a fs…dos fotografías de frente y de costado del colectivo al costado una acera con desniveles de tierra similares a las que se ven en las indicadas de fs…. La frase que el acta policial atribuye a la persona en el piso parece espontánea. No puede razonablemente pensarse que en ese momento estuviera preconstituyendo una prueba para hacer un juicio posterior. Lo mismo puede decirse del certificado médico de fecha 14/11/15 con sello de la guardia del hospital de Moreno que obra a fs…, de donde surge que Stella Maris Córdoba presentaba traumatismo de “MII en Pirovano y Bouchardo al descenso del colectivo”. (la negrita es nuestra)

Sobre el valor probatorio de la causa penal, el preopinante recuerda la postura amplia del Tribunal, que asigna valor probatorio a la causa penal, aun cuando solo haya sido ofrecida por una de las partes, máxime cuando la I.P.P., agregada como prueba a los presentes autos, no fue impugnada por la parte demandada. Por consiguiente, las constancias arriba indicadas consisten en instrumentos públicos con la eficacia probatoria contemplada por el art. 296 del C.C.C.”

Por otro lado el certificado médico indicado coincide con la copia del libro de guardia acompañada por el hospital de Moreno obrante en autos…, que, aunque difiere en la hora coincide con la fecha, el nombre de la paciente y el lugar de la lesión (tobillo izquierdo), informe este último que no fue objetado por la demandada (art. 401 C.P.C.).” (la negrita es nuestra)

Respecto de la prueba de que el incumplimiento de la obligación de seguridad fue la causa de que la actora sufriera un daño, el camarista destaca que “(n)ada dicen los apelantes acerca de que el colectivo no paró en la parada que correspondía, y esto es importante dado que si bien la ley de tránsito posibilita que se pare en otro lugar (“cuando no haya parada señalada”), es obvio que debe hacerse donde no corra riesgo el pasajero. En el caso, la actora dijo en la demanda que en el lugar donde paró había “una montaña de tierra” debido a las obras del Ferrocarril Sarmiento en la zona.

Estas condiciones de la vereda se advierten en las fotografías de fsde la I.P.P. y las declaraciones testimoniales de…” (la negrita es nuestra)

En definitiva, “al hacer descender a la actora en un lugar que no era la parada preestablecida y que no era una superficie lisa, Transportes La Perlita violó la obligación de seguridad que toda empresa de transporte debe cumplir en relación a los pasajeros, y por ende es responsable del daño causado (arts. 1286, 1289. 1722, 1736, 1757 y cctes. del C.C.C.).” (la negrita es nuestra)

En cuanto al agravio de la citada en garantía, referente a la franquicia a cargo de la asegurada, el magistrado puntualiza que el Tribunal sigue las posturas de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y de la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires, ambas coincidentes en cuanto a la oponibilidad de la franquicia al tercero víctima del accidente de tránsito.

“Síntéticamente los argumentos son los siguientes: el art. 118, 3er. párr. de la ley 17.418, establece que la sentencia hace cosa juzgada respecto del asegurador “en la medida del seguro”; la obligatoriedad del seguro de responsabilidad civil de todo automotor que establece el art. 68 de la ley 24.449 no altera los términos de la póliza de que se trate, ya que el mismo precepto expresa “de acuerdo a las condiciones que fije la autoridad en materia aseguradora”, y el seguro con franquicia es una modalidad autorizada (“Halperín, Isaac, “Seguros”, Depalma, Bs. As., 2da. ed., 1983, T. II, ps. 558 y 797 ).” (la negrita es nuestra)

El vocal recuerda también que en la Resolución N° 39.927 del 14/07/16 de la Superintendencia de Seguros de la Nación, por medio de la cláusula 2 del Anexo II se estableció que en todo reclamo de terceros la aseguradora debe afrontar íntegramente el pago correspondiendo al asegurado reintegrar el importe del seguro obligatorio a su cargo dentro del término de diez días de efectuado el pago.(la negrita es nuestra)

Sin embargo, entiende que no corresponde la aplicación retroactiva de dicha Resolución, dado que el accidente ocurrió el 14/11/15.

Al respecto, el camarista recuerda que “(s)e ha sostenido que esta modificación tiene efectos retroactivos (o sea, para accidentes ocurridos con anterioridad a la fecha de publicación de la resolución) en virtud del art. 7 del C.C.C. Ello así – se sostiene – porque la irretroactividad de las normas a contratos en curso de ejecución no se aplica a las relaciones de consumo, siempre partiendo de la base, claro está, de que entre la víctima del accidente de tránsito y la aseguradora existe una relación de ese tipo de acuerdo al art. 1092 del C.C.C. (comentario de Waldo A. Sobrino a la Resol. N° 39.927/16 en www.saij.gob.ar).” (la negrita es nuestra)

Para el juez “(p)asa por alto este autor que el art. 1092 del C.C.C. es coincidente con la redacción que la misma ley que aprobó el nuevo código (ley 26.994) dio al art. 1 de la Ley de Defensa del Consumidor. De esta manera el legislador dejó sin efecto la última parte del segundo párrafo de este artículo que había sido introducido por la ley 26.361 y que decía que se consideraba consumidor o usuario “… a quien de cualquier manera está expuesto a una relación de consumo”.  (la negrita es nuestra)

Además, “(l)a exclusión de la víctima del accidente de tránsito de la relación de consumo del contrato de seguro ha sido ratificada por la Corte Suprema en los fallos “Flores c. Giménez” y “Aimar c. Molina…Por consiguiente, no hay razones para aplicar en forma retroactiva la Resol. N° 39.927/16 de la S.S.N…” (la negrita es nuestra)

Siendo compartido este criterio, se resolvió confirmar la sentencia apelada, con la salvedad de que se modifican los montos indemnizatorios fijados por daño moral y por gastos médicos, farmacéuticos y de traslado, fijándolos en $ 60.000 y $ 10.000 respectivamente y aclarar la sentencia en el sentido de que la citada en garantía es condenada a pagar la suma indemnizatoria conforme a la franquicia prevista en la póliza.

Dr. Jorge Oscar Rossi
Doctor en Ciencias Jurídicas (Universidad de Morón), Abogado (U.B.A.) Profesor Titular de las materias “Teoría General de las Obligaciones”, y “Régimen Jurídico de los Consumidores y Usuarios”. Adjunto Regular de Contratos Civiles y Comerciales en la Universidad Abierta Interamericana.

DESCARGAR EL FALLO COMPLETO

ÚLTIMAS NOTICIAS

Elecciones 2024: Contundente respaldo a la gestión con récord histórico de votos

Elecciones 2024: La Asamblea aprobó por unanimidad la memoria y balance y el presupuesto

Dr. Jorge Frega: “Es fundamental la participación del matriculado en esta elección”

PRÓXIMOS EVENTOS

REUNIÓN: INSTITUTO DE FILOSOFIA DEL DERECHO

REUNIÓN: INSTITUTO DE CIENCIA, TECNOLOGÍA E INNOVACIÓN

REUNIÓN: INSTITUTO DE PRÁCTICA PROFESIONAL

NOVEDADES JURÍDICAS

Escuela religiosa y contrato educativo de consumo: Para cobrar un pagaré por cuotas atrasadas hay que cumplir con la ley de Defensa del Consumidor

VideoDoctrina: Violencia y Género

VIDEO – ¿LAS INDEMNIZACIONES POR DESPIDO SON UNA DEUDA DE VALOR?