La Cámara de la Apelación en lo Civil y Comercial de Morón confirmó la sentencia que rechazó “in limine” el planteó de nulidad de una notificación electrónica.

El Tribunal señaló que “cuando la cédula va dirigida a un domicilio electrónico, la forma en que se ha instrumentado este tipo de notificaciones garantiza que invariablemente el acto llegue a conocimiento del titular del casillero virtual al fue enviado. Y este resultado se verifica aun cuando no sea correcta la indicación de la persona a la que se procura notificar.”

Así lo resolvió la Sala I, el 24 de octubre, en los autos “MONZON ELENA CELMIRA C/ MARCIAL MOISES ELIAS Y OTRO/A S/ DAÑOS Y PERJ.AUTOM. C/LES. O MUERTE (EXC.ESTADO”. DESCARGAR EL FALLO COMPLETO

Apela el demandado contra la decisión mediante la cual la Juez de grado dispuso rechazar “in limine” el planteo de nulidad.

La pretensión del accionado apunta a declarar la invalidez de la cédula de notificación electrónica que le fuera librada el día 27/3/19, cuyo cometido era comunicarle la convocatoria a la audiencia preliminar de prueba fijada y de lo actuado con posterioridad a la misma.

La razón que se esgrime es el error que se ha incurrido al indicar el destinatario de la diligencia, pues ella se dirigió a nombre de un letrado, cuando tenía que dirigirse a nombre de otro, que es que interviene en el proceso.

En la Alzada se coincidió con el criterio de primera instancia, respecto de que “la cédula fue dirigida al domicilio electrónico constituido en autos por los demandados, por lo que la diligencia cumplió igualmente la finalidad que perseguía…” (la negrita es nuestra)

Asimismo, se recordó que “(l)a nulidad de los actos del proceso debe ser considerada un remedio de excepción y último. En materia de notificaciones ello se manifiesta al consagrar el artículo 149 del ordenamiento ritual, en su segundo párrafo, el principio de convalidación, según el cual debe descartarse la nulidad cuando la notificación, no obstante presentar alguna irregularidad o defecto, ha alcanzado el fin al cual estaba destinada.” (la negrita es nuestra)

En  el caso “no media controversia sobre dos circunstancias centrales: en primer lugar, que se ha cometido un error al indicar el nombre del destinatario de la cédula; y luego, que la diligencia fue dirigida al domicilio correcto, constituido por el demandado y la citada en garantía…” (la negrita es nuestra)

El Tribunal destacó que “(s)i se tratara de un domicilio constituido físico, que puede ser compartido por varios profesionales y frecuentemente lo es, el error en la designación de la persona a notificar puede verosímilmente determinar que la diligencia no llegue de manera efectiva a su destinatario, frustrándose por ese motivo la finalidad de la comunicación. Mas cuando la cédula va dirigida a un domicilio electrónico, la forma en que se ha instrumentado este tipo de notificaciones garantiza que invariablemente el acto llegue a conocimiento del titular del casillero virtual al fue enviado. Y este resultado se verifica aun cuando no sea correcta la indicación de la persona a la que se procura notificar.” (la negrita es nuestra)

Por lo anterior, si el letrado recibió en su domicilio constituido electrónico una cédula librada en la presente causa, donde interviene como apoderado de los accionados, en la que se transcribe íntegramente el proveído de fs… que citaba a las partes y sus letrados a la audiencia preliminar de prueba, mal puede sostener ahora que no ha tomado cabal conocimiento de tal citación, aun cuando figurara como destinatario de la diligencia otro de los apoderados de los demandados que no se ha presentado en autos.” (la negrita es nuestra)

Por otro lado, “podemos señalar que la cédula en cuestión fue notificada al nulidicente cuando la misma quedó disponible en el sistema de Notificaciones y Presentaciones Electrónicas (art. 7° del Reglamento aprobado por Ac. 3385), lo que ocurrió el mismo día de su libramiento según se asentó en el sistema de gestión de causas.” (la negrita es nuestra)

Por ello, “si el déficit que presentaba la diligencia ameritaba a entender del recurrente invalidarla, debió entonces formular el planteo encaminado al efecto dentro del plazo que la ley otorga. Recuérdese que, tratándose de una nulidad procesal, que por regla general reviste el carácter de relativa, debe deducirse la incidencia dentro del plazo de cinco días contados desde el momento que se tiene conocimiento del presunto vicio incurrido (S.C.B.A., Ac y Sent. 1964-III, pág. 12)… entendiéndose que, en caso contrario, se produce su tácito consentimiento y su convalidación por preclusión… Y en nuestro caso la articulación se introdujo de manera tardía, pues la misma no se planteó al recibir la cédula que presentaba el déficit ya referido, sino posteriormente, al realizar su presentación del 17/5/19.” (la negrita es nuestra)

Por todo lo anterior, se confirmó la sentencia apelada.

Dr. Jorge Oscar Rossi
Doctor en Ciencias Jurídicas (Universidad de Morón), Abogado (U.B.A.) Profesor Titular de las materias “Teoría General de las Obligaciones”, y “Régimen Jurídico de los Consumidores y Usuarios”. Adjunto Regular de Contratos Civiles y Comerciales en la Universidad Abierta Interamericana.

DESCARGAR EL FALLO COMPLETO

ÚLTIMAS NOTICIAS

Bienvenida a nuestros 10 nuevos Matriculados

GRAN CONVOCATORIA EN LA JORNADA DE ABORDAJE DE CONFLICTOS

Bienvenidos 23 nuevos Matriculados a nuestro Colegio

PRÓXIMOS EVENTOS

LA EMPRESA FAMILIAR

AUTORIZACIÓN DE VIAJE INTERNACIONAL

DERECHO PROCESAL ADMINISTRATIVO DE LA PCIA. DE BS. AS

Menú