La Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial de Morón redujo el porcentaje de incapacidad física, al entender que “una pericia realizada cuatro años después del siniestro, que prácticamente dice lo mismo respecto de un actor como del otro, reviste falencias que…llevan a la convicción que el porcentaje de incapacidad determinado del 18,71% para cada uno de los actores es exagerado”. 

Además, disminuyó el monto concedido en concepto de incapacidad, en favor de ambos actores, puntualizando que el mismo no puede ser fruto, de manera exclusiva, de la aplicación mecánica de los porcentajes informados por los peritos o de abstractos e impersonales cálculos actuariales, efectuados en base a criterios de “ganancia futura frustrada” y “aptitud productiva”, sino que estos cálculos son “un elemento más a ponderar entre una multiplicidad de variables, en especial las referidas a la edad, el sexo, la actividad, la magnitud de la minusvalía sufrida en concreto y en especial conexión con todas las peculiaridades del sujeto damnificado.”

Así lo resolvió la Sala 2, el 2 de abril, en los autos “ROLDAN, Marcos Antonio y otra c/ MALDONADO, Pablo Ignacio s/ DAÑOS Y PERJUICIOS”. DESCARGUE EL FALLO COMPLETO

El Tribunal, en virtud de las medidas de aislamiento social obligatorio, se constituyó en forma remota, deliberando los jueces desde sus domicilios, validando el acto con la “presencia virtual” del Secretario y utilizando firma digital.

De esta manera, dio cumplimiento a lo dispuesto en la Resolución 14/20 de la Presidencia de la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires, que manda a los jueces a dictar, en la medida de lo posible, providencias, resoluciones interlocutorias y sentencias definitivas en causas pendientes, como una forma de restablecer, al menos parcialmente, el servicio normal de justicia. 

En la causa, la citada en garantía y la demandada apelan la sentencia de primera instancia. La misma hizo lugar al reclamo iniciado por los actores contra el demandado, por la suma total de $ 3.256.317,16, haciendo extensiva la condena a la aseguradora en la medida del seguro.

Los apelantes se agravan por la cuantía y procedencia de distintos rubros resarcitorios.

En la Alzada, el vocal preopinante fue el Dr. Jorda quien, al ocuparse de la pericial médica, señaló que “(e)l juez no se encuentra obligado a seguir inexorablemente la opinión técnica del experto, como tampoco ignorarla arbitrariamente, pero sí valorarla teniendo en cuenta los principios científicos en que se funda, las observaciones o impugnaciones que se hagan al dictamen, el contenido de los demás elementos de convicción que surjan de la causa y sobre todo la aplicación de las reglas de la sana crítica y de la experiencia.” (la negrita es nuestra)

En el presente caso, el Dr. Jorda consideró que (a)cierta la apelante en su queja que salvo la lesión detectada en el hombre derecho del Sr. Roldan y la lesión meniscal en la rodilla derecha de la Sra. Pereyra, el resto de las lesiones son las mismas; los estudios pedidos son los mismos, el informe médico es exactamente igual para los dos actores y el porcentaje de incapacidad no varía entre uno y otro % 18,71.(la negrita es nuestra)

En ese sentido, destacó que una pericia realizada cuatro años después del siniestro, que prácticamente dice lo mismo respecto de un actor como del otro, reviste falencias que me llevan a la convicción que el porcentaje de incapacidad determinado del 18,71% para cada uno de los actores es exagerado (art. 474 del CPCC).-

Por ello considero que debe hacerse lugar al agravio de los demandados respecto a la reducción de la incapacidad.”

En cambio, respecto de la pericia psicológica, el magistrado destacó que “(e)l perito debe ser creído acerca de las verificaciones que dice haber practicado, en tanto no se demuestre lo contrario. El pedido de explicaciones de la parte demandada carece de los fundamentos técnico-científicos como para conmover el diagnóstico del experto (art. 474 del CPCC).”  (la negrita es nuestra)

Respecto del agravio referido al monto concedido en concepto de incapacidad, en favor de ambos actores, el preopinante puntualizó que el mismo no puede ser fruto, de manera exclusiva, de la aplicación mecánica de los porcentajes informados por los peritos o de abstractos e impersonales cálculos actuariales, efectuados en base a criterios de “ganancia futura frustrada” y “aptitud productiva”.

Es menester enfatizar que si bien es cierto que el artículo 1746 del Código Civil y Comercial alude al empleo de un método matemático-actuarial de evaluación, también lo es, que en modo alguno de ello puede colegirse que el resultado dinerario que arroje aquel es de imperativo acatamiento para el juez.(la negrita es nuestra)

En consecuencia, el magistrado aclara que considerará el resultado de la operatoria aritmética efectuada en la sentencia recurrida; pero sólo como un elemento más a ponderar entre una multiplicidad de variables, en especial las referidas a la edad, el sexo, la actividad, la magnitud de la minusvalía sufrida en concreto y en especial conexión con todas las peculiaridades del sujeto damnificado.” (la negrita es nuestra)

Evaluando lo anterior, se pronuncia por reducir los montos de primera instancia ($1.368.887,13 para uno de los actores y y $ 1.147.382,76 para el otro), a la suma de la suma de $ 800.000 y $ 700.000, respectivamente.

A su turno, el segundo vocal en votar, Dr. Gallo, adhiere a la solución del preopinante, agregando sus fundamentos.

Por lo anterior, se resuelve revocar parcialmente la sentencia en cuanto al monto de condena, “que se reduce a la suma de $ 1.993.600.- (pesos un millón ciento noventa y tres mil seiscientos)”, correspondiendo la suma de $ 1.046.800 para uno de los actores y 946.800 para el otro, con costas de la Alzada en el orden causado.

Dr. Jorge Oscar Rossi
Doctor en Ciencias Jurídicas (Universidad de Morón), Abogado (U.B.A.) Profesor Titular de las materias “Teoría General de las Obligaciones”, y “Régimen Jurídico de los Consumidores y Usuarios”. Adjunto Regular de Contratos Civiles y Comerciales en la Universidad Abierta Interamericana.

DESCARGUE EL FALLO COMPLETO

ÚLTIMAS NOTICIAS

Bienvenidos a los nuevos matriculados

CONVENIO CAM – UM: CURSO DE AUDITORIA JUDICIAL

Nuevo Convenio entre el CAM y la UM

PRÓXIMOS EVENTOS

CONTRATACIÓN INTERNACIONAL EN EL CCN

VIOLENCIA ECONÓMICA EN EL PROCESO DE ALIMENTOS

RESPONSABILIDAD SOLIDARIA DE DIRECTORES

NOVEDADES JURÍDICAS

ADMINISTRADOR PARROQUIAL, BIENES ECLESIÁSTICOS Y UNA BREVE REFERENCIA A LA CONTROVERSIA ORIGINADA POR UNA RENDICIÓN DE CUENTAS ESTIMADA COMO INSATISFACTORIA

INFORME FINAL DE INVESTIGACIÓN: MARCO NORMATIVO Y PROTECCIÓN DEL CONSUMIDOR DE SERVICIOS FINANCIEROS EN LA REPÚBLICA ARGENTINA

CSJN: Para responsabilizar a la Aseguradora de Riesgos del Trabajo debe probarse el nexo de causalidad

Menú