En una ejecución de alimentos, la Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial del Departamento Judicial de Morón modificó la sentencia de primera instancia, mandando que se aplique a la suma adeudada la tasa activa más alta que cobran los bancos a sus clientes, según las reglamentaciones del Banco Central, más la tasa adicional que duplique la primera.

El Tribunal tuvo en cuenta el incumplimiento del acuerdo de alimentos sin justificación alguna por parte del accionado de quien, además surge “el indicio de potencialidad económica que nos indica el hecho de residir en un barrio cerrado”.

Así lo resolvió la Sala II, el 12 de septiembre, “F. N. M.  C/ D. F. G. S/ EJECUCION DE SENTENCIA“.  DESCARGAR EL FALLO COMPLETO

La causa se inicia por la acción que promueve la Sra. F., por ejecución de alimentos contra el Sr. D., aclarando que lo hace por sí, por sus hijos menores M. y B. D. y en representación de su hijo mayor J. D. por la suma de $496.137,42 a octubre de 2017, solicitando la tasa activa más alta de plaza conforme el art. 552 del CCyCN y una tasa adicional que fije la Sra. Juez de grado, costos, actualización monetaria y costas al demandado.

El art. citado establece lo siguiente:

“ARTICULO 552.- Intereses. Las sumas debidas por alimentos por el incumplimiento en el plazo previsto devengan una tasa de interés equivalente a la más alta que cobran los bancos a sus clientes, según las reglamentaciones del Banco Central, a la que se adiciona la que el juez fije según las circunstancias del caso.”

Frente a la falta de contestación del demandado y a la falta de impugnación de la liquidación practicada, se aprueba la liquidación por la suma denunciada por la actora y se manda llevar adelante la ejecución hasta tanto el ejecutado Sr. D. haga a la acreedora íntegro pago de la suma reclamada con más el interés que percibe el Banco de la Provincia de Buenos Aires en sus operaciones de descuento, con costas al ejecutado.

La actora apela, por considerar que el art. 552 del CCyCN no autoriza a los jueces a bajar la tasa aplicable aunque sí a adicionar la que el juez fije según las circunstancias del caso por lo que solicita se revoque el fallo estableciendo que la tasa de interés debe ser la más alta que cobra el banco a sus clientes, adicionándose en su caso aquella que la jurisdicción establezca según las circunstancias del caso.

En la Alzada,  los camaristas recordaron que “nuestro Superior Tribunal Provincial respecto de la temática en estudio ha dicho que…los intereses devengados por los períodos desde la mora hasta la entrada en vigencia del nuevo Código habrán de regirse por la ley derogada, en cuyo derredor esta Suprema Corte estableciera doctrina que entiende que dichos accesorios deben calcularse a la tasa pasiva más alta que paga el Banco Provincia de Buenos Aires en sus depósitos a treinta días vigente al inicio de cada uno de los períodos comprendidos y, por aquellos días que no alcancen a cubrir el lapso señalado, el cálculo será diario con igual tasa (conf. C. 101.774, “Ponce” y L. 94.446, “Ponce”, sents. de 21-X-2009 y C. 113.397, sent. de 27-XI-2013; C. 119.176, “Cabrera” y L. 118.587 “Trofe”, sents. de 15-VI-2016; art. 31 bis de la ley 5.827). Por el contrario, los intereses devengados a partir de la entrada en vigencia del mentado Código, habrán de ser calculados a la tasa activa más alta que cobran los bancos a sus clientes, según las reglamentaciones del Banco Central, conforme lo normado por el art. 552 del Código Civil y Comercial (conf. C. 120.103, sent. de 29-VIII-2017)”. (la negrita y el subrayado pertenecen al original)

En el caso concreto, “de la lectura de la resolución apelada, surge que no se ha aplicado el art. 552 referido y del cálculo realizado a través del servicio que presta la página de la Corte Provincial con las siete tasas activas que allí se especifican, se obtiene que la tasa activa establecida en la resolución apelada no resulta ser la más alta como lo indica dicha normativa.-

Por lo tanto se deberá modificar la resolución apelada en este sentido debiendo aplicarse la tasa activa más alta que cobran los bancos a sus clientes, según las reglamentaciones del Banco Central, conforme lo normado por el art. 552 del Código Civil y Comercial.” (la negrita es nuestra)

En cuanto a la adición solicitada por la parte actora, los Dres Gallo y Jordá destacan que “la última parte del art. 552 del CCyCN faculta a las/os magistradas/os a establecer una tasa adicional a la tasa activa más alta referida, condicionado a las circunstancias específicas de cada caso.” (la negrita es nuestra)

Analizando las circunstancias del caso, “vemos que la presente acción se inicia como consecuencia de la falta de cumplimiento del Sr. D. respecto del pago de los alimentos que fueran acordados de manera voluntaria -con asistencia letrada- por él y la actora en los convenios agregados a fs. 47 y 48 de fecha 17 de noviembre de 2015 y 17 de febrero de 2016, los cuales fueron homologados con fecha 7 de marzo de 2016. Ello también surge de la consulta en la Mesa de Entradas Virtual respecto de la causa “F., N. M. C/ D., F. G. S/ Tenencia de hijos”.”  (la negrita y el subrayado pertenecen al original)

A ello también se suman las circunstancias familiares: tres hijos en etapa escolar que al momento de la homologación del convenio tenían la edad de 9, 13 y 17 años de edad, debiendo la Sra. F. sostener cuota mensual y matrículas escolares, compra de uniformes, de materiales escolares y libros de estudio, así como también gastos de telefonía , viajes de egresados, actividades deportivas y recreativas -todo ello conforme surge del contenido de los convenios entre las partes-, más todo lo atinente al contenido de la obligación alimentaria de los progenitores respecto de sus hijos e hijas.”  (la negrita y el subrayado pertenecen al original)

Por otro lado, ni el Sr. D. ni su asistencia letrada, han manifestado en autos ninguna razón o justificativo frente a tamaño incumplimiento de sus deberes parentales respecto a la obligación alimentaria, cuestiones que podrían considerarse en esta oportunidad; surgiendo únicamente de autos que el mismo habita en un barrio privado de la localidad de Ituzaingó (lo que, indudablemente, es un indicio de pudiencia).” (la negrita y el subrayado pertenecen al original)

En definitiva, “dadas las circunstancias del caso (donde nos hallamos frente a un acuerdo de alimentos y luego su incumplimiento, sumado a la falta total de alguna explicación de por qué el accionado faltó a su obligación, como así también contextualizado con el indicio de potencialidad económica que nos indica el hecho de residir en un barrio cerrado) la cuestión debe observarse, necesariamente, en clave constitucional.-

Pues, aquí, no está en juego solamente un tema patrimonial, sino circunstancias que tienen que ver con la subsistencia misma de los hijos del accionado.-

Adviene, así, de aplicación la regla del art. 18 de la CIDN [Convención Internacional sobre los Derechos del Niño] (responsabilidad de ambos padres por sus hijos), con el mandato de eficacia que emana del art. 4 de la misma Convención.” (la negrita y el subrayado pertenecen al original)

Por otro lado, “en casos como el presente -donde no se paga, sin verificarse razones objetivas en cuanto a la imposibilidad- quedando la madre a cargo de los hijos, y el problema pesando únicamente sobre ella, se perfila nítida una situación de violencia económica (ley 26.485, art. 5 apartado 4;…” (la negrita y el subrayado pertenecen al original)

Por estas circunstancias, “consideramos que -en este caso concreto, dadas sus específicas connotaciones y la gravedad del incumplimiento- corresponde duplicar la tasa activa más alta establecida, en los términos del art. 552 del CCyCN.-

Entonces, consideramos que se deberá modificar la resolución apelada debiendo aplicarse la tasa activa más alta que cobran los bancos a sus clientes, según las reglamentaciones del Banco Central, más la tasa adicional que duplique la primera, es decir que se aplicará en total dos veces la tasa activa más alta referida, ello conforme lo normado por el art. 552 del Código Civil y Comercial.-“ (el subrayado pertenece al original)

Por lo anterior, se decidió modificar la resolución apelada debiendo aplicarse a la suma adeudada la tasa activa más alta que cobran los bancos a sus clientes, según las reglamentaciones del Banco Central, más la tasa adicional que duplique la primera, es decir que se aplicará en total dos veces la tasa activa más alta referida.

Dr. Jorge Oscar Rossi
Doctor en Ciencias Jurídicas (Universidad de Morón), Abogado (U.B.A.) Profesor Titular de las materias “Teoría General de las Obligaciones”, y “Régimen Jurídico de los Consumidores y Usuarios”. Adjunto Regular de Contratos Civiles y Comerciales en la Universidad Abierta Interamericana.

DESCARGAR EL FALLO COMPLETO

ÚLTIMAS NOTICIAS

En un gran marco, el Colegio inauguró sus reformas

Bienvenidos a nuestros nuevos 18 Matriculados

Juzgados civiles Inmigrantes: Funcionará la guardia

PRÓXIMOS EVENTOS

Curso Básico de Formación de Mediadores

COMISIONES MÉDICAS

I JORNADA NACIONAL DERECHO E INNOVACIÓN TECNOLÓGICA

Menú